|

En picada la industria hotelera y turística de Honduras por apagones eléctricos

Tegucigalpa.-Las expectativas de crecimiento en el sector turismo se verán opacadas ostensiblemente a raíz de los constantes apagones eléctricos que viene aplicando la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y las consiguientes pérdidas que esto está generando a la industria hotelera y a otras empresas dedicadas al rubro.

Así lo advirtieron a Centinela Económico representantes de la Cámara Hondureña del Turismo (Canaturh) y expertos ligados al sector, que ven con suma preocupación la intensificación de los apagones en regiones como Copán, en el occidente del país, así como en otros polos de desarrollo turístico del país.

La semana anterior, el presidente de la Cámara de Comercio de Copán Ruinas, Héctor Romilio Cordón Espinoza, exteriorizó su preocupación por los constantes y prolongados cortes de electricidad que se generan en la región, ya que estos son continuos de día y de noche.

“Hemos tenido reuniones con los propietarios de hoteles, restaurantes y asociaciones de guías turísticos, quienes han mostrado su preocupación porque lo prolongado de los apagones les daña productos y los bajones de electricidad destruyen los electrodomésticos”, dijo el empresario.

Cordón aseveró que la actividad principal en la zona occidental del país es el turismo y es la más perjudicada porque no pueden ofrecer habitaciones sin comodidades a los turistas nacionales y extranjeros.

Las pérdidas, solo en el sector de Copán, superan el millón de lempiras, debido a los daños que los constantes cortes de suministro provocan en los electrodomésticos, equipos de refrigeración y otros utilizados en la industria. La situación tiende a agravarse en vista que los cortes son intempestivos y sin previa programación.

Con similar preocupación, se pronunció el presidente de Canaturh, el empresario Juan Bendeck, quien indicó que las pérdidas son enormes especialmente en la zona de Copán Ruinas, sin contar con los daños que esta situación está provocando en la industria hotelera de Tegucigalpa y San Pedro Sula.

Según el representante de la industria, hasta principios del mes de septiembre, algunos hoteles reportaban pérdidas que oscilaban entre el cinco y ocho por ciento, debido a los apagones. “Nuestros afiliados a nivel nacional todos coinciden en que esta situación les afecta mucho, sobre todo para los próximos meses”, aseguró.

El impacto de los apagones en la actividad hotelera es considerable, si se toma en cuenta que la ciudad de la Ceiba y Tela registraron en 2010 índices de ocupación hotelera del 47% y 41% cada una, mientras que Tegucigalpa y San Pedro Sula reportaron entre 50 y 52 por ciento, respectivamente.

Copán Ruinas registró ese año un 36% de ocupación, posiblemente debido a que la mayoría de turistas que llegan son visitantes de día, los cuales realizan excursiones al parque arqueológico y demás atractivos turísticos, pero no pernoctan en este destino por lo cual esta afluencia no se refleja en la ocupación de los hoteles.

La ocupación promedio de los hoteles ubicados en la ciudad de Copán Ruinas osciló entre 30% y 40% en el transcurso del año 2010. No obstante, se teme que esos porcentajes de ocupación se vean disminuidos dramáticamente como producto de la crisis energética y los constantes apagones.

En términos sencillos y llanos, los problemas de suministro, especialmente en el Norte, centro y Occidente de Honduras tiene en jaque la industria turística, que ve como esta situación está impactando ya en estadía de extranjeros y nacionales en los principales polos de desarrollo turístico del país.

Los empresarios del rubro advirtieron que de continuar la crisis energética, el daño a la actividad turística, será cuantiosa y tendrá un impacto directo en las proyecciones de crecimiento  económico y en cuanto al número de visitantes al final del año.

La industria hizo un llamado al gobierno para solucionar el problema lo más rápido posible, especialmente en la zona de occidente y el norte del país, donde se concentra la actividad turística nacional.

En picada ocupación hotelera

Al respecto, la ministra de Turismo Nelly Jerez admitió, en una entrevista a una radio local, que la situación es preocupante y ejemplificó que ante la problemática “muchos operadores de turismo lo que han hecho es comprar generadores eléctricos, pero solo aquellos que pueden porque no son todos”.

Citó que en sitios como Copán Ruinas, Lempira, Atlántida, Islas de la Bahía y otros lugares de alta actividad hotelera en el Norte y Occidente del país, en este momento los servicios de hospedaje han caído de un 70 por ciento, en tiempo normal, a un 40 por ciento. “Eso significa que los turistas no están viniendo a nuestro país”, apuntó.

Dijo que si bien es cierto en este momento está la temporada baja en el país, pero se busca que los pocos turistas que llegan a Honduras se vayan satisfechos, cosa que no se está logrando por la crisis energética.

Añadió que también los hoteleros han optado por la adquisición de generadores porque aunque cuenten con electricidad a ciertas horas del día, ésta les llega con un voltaje mayor o menor, lo que impide arrancar los aires acondicionados instalados en las habitaciones y afectan el funcionamiento del equipo de cocina.

“Ese gasto o esa inversión en la que incurren los hoteleros definitivamente se le traslada al consumidor, que en el caso de nosotros es el turista, es el que se aloja en un hotel, el que va a un restaurante, el que hace uso de una tour operadora para ir algún destino turístico”, aseveró.

La funcionaria reconoció que los problemas de suministro provocan una mala imagen al país, porque el turista se queja y al final prefiere no volver al país porque dice que aquí hay serios problemas de dotación de servicios de energía eléctrica.

Jerez apuntó que la solución a la problemática se centra en priorizar las regiones a donde se necesita solventar los problemas con nuevas líneas de distribución y fuentes de generación alternas del fluido, cosa que ya se hizo con el sector de occidente que incluye a los departamentos de Ocotepeque, Copán, Santa Bárbara y parte de Lempira.

“Ya se ha priorizado en ciertos departamentos y eso es lo ideal. En el caso nuestro el interés se centra en los sitios turísticos, como Copán Ruinas en donde la luz se va tres, cuatro o cinco horas diarias”, dijo.

Reconoció que recibe muchas quejas a diario de los turistas, los tour operadores, hoteles y los extranjeros que vienen desde Guatemala a disfrutar lo que Honduras le ofrece en Copán Ruinas, pero que se encuentran con que los restaurantes y hoteles están cerrados por falta de electricidad.

“El problema es a nivel nacional y lo ideal es resolverlo todo completo, pero tenemos que priorizar, hay problemas económicos en el Estado y tenemos que empezar con ciertos sitios, por eso se aprobó el decreto de emergencia”, aseveró.

Precisamente para resolver el problema, este lunes la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) aprobó la contratación de 50 kilovatios de energía térmica.

Deja un Comentario